El comunicador


La gestión de la identidad y la comunicación es una tarea técnica inscripta totalmente en el campo de la cultura, en su sentido más amplio. Opera con y sobre códigos de comportamiento social en todos los niveles: pragmático, ético, estético, simbólico, etcétera.
El dominio operativo de esos códigos sólo es posible si es espontáneo, o sea, inconsciente: cultura no es “conocimiento de la cultura”. La respuesta del comunicador debe ser prácticamente “instintiva”: ha de tener “reflejos pertinentes” al contexto cultural-comunicacional específico.

 La marca corporativa, Norberto Chavez y Raúl Belluccia.